La crianza de los niños es una de las tareas más difíciles y satisfactorias del mundo, y aquella para la cual podemos pensar muchas veces que estamos menos preparados.

Debemos ser conscientes que nuestros hijos necesitan que compartamos tiempos y actividades que fortalezcan el vínculo con ellos y que encontremos soluciones a los problemas diarios de la crianza a través de estos tiempos, siempre con mucho AMOR y sin prisas.

Vivimos en una sociedad acelerada, lo que puede repercutir de manera negativa en los niños si los padres no le dedicamos el tiempo necesario a cada una de las etapas del crecimiento del pequeño.
Hay que disfrutar cada momento y dejar que el niño vaya desarrollando poco a poco cada una de sus fases de desarrollo.
¡Aprendamos cuales son!