Cada etapa del desarrollo del bebé tiene unas características y todas deben vivirse. Conocerlas y acompañar al bebé en su proceso de crecimiento puede ayudarle a desarrollarse plenamente.

Cuántas veces cogemos a un bebé con cuidado sin apenas moverlo, y ¿qué ocurre cuando oímos con orgullo que un bebé da sus primeros pasos sin haber pasado por el gateo? Estas situaciones son normales en la crianza y, sin embargo, no ayudan al desarrollo del bebé. Pasar por todas las etapas desde el nacimiento hasta los trece meses y moverse y jugar, son dos aspectos fundamentales para el desarrollo neuromotor y la prevención de problemas de atención y aprendizaje.

Estas etapas se aprecian claramente por los momentos en los que comienzan a mantener la cabeza, a voltear, gatear o a ponerse en pie.

En el Instituto de Terapias Integrativas consideramos que es importante que las familias conozcan cómo pueden contribuir a que se cumplan estas etapas sus fases con pequeños, pero importantes gestos, que pueden hacer en el día a día para que el acompañamiento al bebé sea el mejor posible.

Este mes de julio celebraremos dos talleres para familias con bebés. En grupos reducidos, realizaremos una sesión sobre maduración neuromotora para bebés de 0 a 6 meses y otra para bebés de 6 a 13 meses.

Los seis primeros meses del desarrollo. A lo largo de estos meses, el bebé pasa por cinco etapas que comienzan por una fase de reflejos primitivos y una fase flexora y va hacia el apoyo con las manos o una interacción más consciente con el entorno. Conocer cómo debe flexionar las piernas o los brazos o erguir la cabeza a lo largo de este periodo es importante para detectar posibles problemas.