Fisioterapia para la mujer. Suelo Pélvico

Un embarazo, el deporte o, sencillamente, la madurez pueden debilitar o lesionar el suelo pélvico de las mujeres. Este conjunto de músculos y ligamentos dentro de la cavidad abdominal, sostienen nuestras vísceras y una parte importante de nuestra salud y calidad de vida.

La fisioterapia uroginecológica nos ayuda a prevenir o rehabilitar diferentes patologías de suelo pélvico y es adecuada en la vida adulta de la mujer.

¿Cómo puedes detectar una disfunción en el suelo pélvico?

  • Si has sufrido incontinencia de orina, gases o heces realizando ejercicio físico, riendo o tosiendo.
  • Si sientes algún tipo de dolor pélvico, lumbar o en la zona perineal.
  • Si sufres de estreñimiento o dificultad para orinar.
  • Si tienes molestias después de mantener relaciones sexuales.
  • Si has notado algún cambio después del embarazo o de dar a luz.
  • Si has tenido prolapsos en algún órgano pélvico.

Cualquiera de estos síntomas afectan a tu calidad de vida. Si quieres mejorarla, lo primero que puedes hacer es una valoración de suelo pélvico.

¿En que consiste una valoración de suelo pélvico?

Una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico valorara la coloración, el tejido y la sensibilidad en la zona vaginal externa así como el tejido, la musculatura y las vísceras de la zona vaginal interna para comprobar que todas estas estructuras funcionan correctamente.

Una vez se obtengan los resultados, podremos establecer un plan de tratamiento especifico: pautas de higiene postural ejercicios en casa o una serie de visitas con el especialista en fisioterapia uroginecológica.